La carta natal


La carta natal





En la numerología, cada persona tiene un número fijo que se elabora al nacer y al otorgarnos un nombre con sus apellidos, ya que es algo que llevaremos siempre a lo largo de nuestra vida. Al conocer estos números y hacer las cuentas, nos sale un número de tres dígitos, que ayuda a describir casi por completo la personalidad de cada humano. Esos tres números son catalogados como el número final del destino, el número final de la personalidad externa y el número final del alma. Estos números trasmiten vibraciones que ayuda al numerólogo a saber la personalidad de cada individuo.

Mediante una carta natal, se puede conocer tanto las virtudes como las deficiencias de cada uno, además de analizarlos interiormente. Al hablar de saber el destino o el camino de una persona, también se le puede atribuir a un negocio o algo que pueda atraer éxito, por lo que a la hora de colocarle un nombre hay que ser muy cuidadoso.

La carta natal es la responsable de ayudar a cada persona a conocer el hecho de por qué ha venido a la vida, y cómo será su camino o que puede encontrarse en él. Los números del alma, son los que muestran nuestra verdadera vida interior, el verdadero yo que reside dentro de nosotros. La personalidad externa es la forma de actuar de esa persona en el exterior, y la forma de ser ante los demás. Por último, el sendero natal se mide por la fecha de nacimiento, y es el camino que cada persona tendrá que recorrer en la vida. Después se pueden hacer otros cálculos, como para conocer el potencial de esa persona, que es la suma de todo, y así saber qué ha traído esa persona a la vida.