La importancia de los números maestros


La importancia de los números maestros





A la hora de querer practicar la numerología, para saber todo lo que conlleva esta práctica, hay que saber hacerla bien para que no se produzcan malentendidos, y dentro de los números que se utilizan para una sesión, sobresalen dos, los cuales se tendrán que tratar con cuidado y colocarlos bien donde se correspondan, ya que pueden inducir a fuertes errores. Estos son los números maestros, el 11 y el 22.

Hablado claro, estos números son a lo máximo que puede llegar a alcanzar un ser humano. La persona que tenga uno de estos dos números se puede sentir afortunada, aunque eso no quiere decir que ya le venga todo dado, porque no todas las personas son capaces de sacarle todo el partido a estos números.

Para hacer un ejemplo, el 11 se podría asemejar a la figura de Einstein, que ayudó con sus estudios al progreso de los seres humanos, mientras que el 22 se podría representar por Ganhi, que con su forma pacífica de pensar consiguió movilizar masas.

El número 11 representa el comienzo de la parte espiritual, ya que según los pitagóricos, del 1 al 10 pertenece a lo material, y ya el once es algo superior, como el comienzo de un plano en un nivel siguiente del que todos pertenecemos. Simbólicamente, Dios (1) en el mundo (10).
El número 22 va ligado a la tradición bíblica, porque el 22 representa las letras del alfabeto hebreo, y fue un total de 22 cosas las que creó Dios en sus seis días de trabajo para crear el mundo, lo que le vuele a dar un significado superior.