Muñeco Vudú y tarot gitano


La práctica del muñeco para hacer vudú es una de las más conocidas. Se trata de un método bastante peligroso, tanto para la persona que lo practica, como para la víctima que lo recibe, pues debe ser usado siempre bajo responsabilidad y con conocimiento de su uso, de lo contrario, sus resultados pueden ser nefastos.

Se trata de la realización de un muñeco o “tótem” casero, con el aspecto de pequeños fetiches con forma humana elaborados a partir del aspecto de una persona para así realizarle un maleficio, que el practicante podrá beneficiarse causando daño a su victima mediante acciones que puedan intervenir en su estado físico e incluso en su estado de ánimo.

El muñeco se elabora mediante un trozo de trapo que se rellena de arena o tierra, cosiéndose con aguja e hilo, dándole una forma similar a la de un muñeco que se parezca a la persona a la que se le realizará el maleficio.

Se necesita algo de esa persona: ropa, cabello, un objeto personal, etc., ponerla junto al muñeco o coserla dentro (esto será más efectivo) y una vela negra encendida,  entonces se procederá al maleficio, clavando un alfiler o una aguja en el muñeco, teniendo pensamientos malignos y negativos hacia esa persona.

Hay que tener en cuenta siempre que este tipo de magia no es efectiva al cien por cien, pero si lo fuera, siempre se deben tener en cuenta las consecuencias que pueda causar a una persona, pues por mucho que odiemos a alguien, no hay necesidad de hacerle sufrir dolor físico alguno.

Publica un comentario.