El I-Ching


El I-Ching





El I Ching es tanto un libro de práctica adivinatoria u oracular como un libro puramente sapiencial. Siendo utilizada como oráculo es la herramienta para hallar la armonía, una brújula infalible para la orientación correcta.

Las constantes permutaciones del Yin y el Yang se representan en el I-Ching mediante la interacción de líneas interrumpidas (- -) en el Yin, y de líneas continuas (–) en el Yang, siendo estas las utilizadas para conformar ocho figuras de tres líneas (triagramas).

A su vez estas se permutan para formar 64 figuras de seis líneas, hexagramas.
En la versión completa del I-Ching se obtiene una lectura distinta para cada hexagrama y para cada línea individual de la situación sobre la que se ha buscado consejo.
La principal diferencia respecto a otros métodos de consulta, es que no se limita a pronosticar hechos, sino que, además, revela por qué las cosas son lo que son y lo que se puede hacer al respecto. Por lo tanto I ching ofrece un consejo para actuar de tal manera que podamos hacer frente al porvenir en las mejores condiciones posibles siendo nuestra la decisión final y así seguimos siendo los responsables de nuestro destino.

Debemos de tener en cuenta lo que viene siendo las figuras de las cosas, y es que así se da una lectura distinta a lo que viene siendo esto, y es que de esta manera se peuden ver las cosas desde otro punto de vista, ya que se tienen en cuenta la manera de ofrecer la posibilidad de mejorar la decisión de objetivos.