Espiritistas y horóscopo gitano


Espiritistas y horóscopo gitano





Los espiritistas no son personas cualesquiera. Evidentemente siempre están los “estafadores”, es decir, gente que no es vidente, pero que fácilmente puede hacerse pasar por uno.

El vidente de verdad tiene vocación, sabe lo que hace, lo que ve y sabe de lo que habla. Se puede decir que se trata de un “don”, algo que se lleva dentro y que uno lo lleva consigo y se encuentra interiorizado.

Hay muchos videntes que, como se ha dicho, se hacen pasar por tal, pero que en realidad no poseen ningún sentido de espiritismo. Solo basta con saber interpretar las cartas del Tarot, cosa que es bastante sencilla y que cualquiera puede aprender a interpretar, con lo cual se puede engañar fácilmente a alguien que por primera vez se adentre en este mundo, pues la táctica de estos “espiritistas” consiste en decirnos lo que queremos escuchar, por ejemplo, si pregunta algo sobre los amores, nos dirán siempre “algo nuevo sucederá de aquí a una semana o dos”, o con lo relativo a los estudios respuestas como “pronto tu carrera dará un giro inesperado” o “finalizarás tus estudios con éxito”. Se trata de usar estrategias que conseguirán hacernos dar vueltas al tema, para así, volver al espiritista.

También suelen contar con tácticas de “curación”, es decir, le cuentan falacias a su cliente, diciéndole que tiene lo que es conocido como un mal de ojo, recetándole algún hechizo o ingrediente curativo que ayude a quitar lo maligno que hay en su interior. Con esto consigue que el cliente vuelva después de un mes o dos preguntando si aún se encuentra “hechizado”, cobrando así por cada sesión.