El tarot en los siglos XIV y XV


El tarot en los siglos XIV y XV





El descubrimiento del tarot se puede remontar al siglo XV, en plena Edad Media, pero tras varios descubrimientos, se ha sabido que el tarot es anterior a los naipes, y que hay documentos que hablan de que el tarot ya existía.

En 1378 se prohibió el juego de cartas con apuestas, pero al año siguiente se produjo un festival, donde el dinero movido por las apuestas de juegos de cartas aumentó mucho. En 1380 se autorizó las partidas con el tratado de Nuremberg, y tres años después, también se pudo jugar en Florencia con una baraja de tarot. Pero en París fue diferente, se tenía a este juego como un juego llevado por el demonio, que acercaba a personas a jugar con oscuras intenciones, por eso la Iglesia mandó a quemar muchas barajas del tarot a finales de la Edad Media.

El primer ataque duro fue contra un monje suizo, redactado por él mismo, y en el que decía que no fue por las 78 cartas, ni siquiera por los 22 arcanos mayores, si no por las 56 restantes, que pertenecían a la baraja tradicional. En 1450, un fraile franciscano comenzó una guerra a todo aquel que usara este tipo de baraja, ya que decía que aparecían imágenes paganas en ellas, lo que hizo que se creara una cruzada contra la baraja de cartas.

Todo esto condujo de nuevo a la quema de barajas de las más famosas familias de Italia, entre ellas estaba la baraja de Visconti, la cual se salvó milagrosamente, siendo una de las más importantes históricamente.