Origen de la interpretación de los sueños


El interpretar los sueños y tratar de sacar conclusiones o posibles pasajes futuros de ellos no es nada actual, ya que se data que hace miles y miles de años ya se trataba de utilizar técnicas de interpretaciones de sueños.

Concretamente por los años 3000-4000 a.C., los sueños ya se empezaban a simbolizar en tabletas de arcilla, donde se apuntaba lo que se soñaba, y a partir de ahí se le trataba dar un significado. Cabe destacar que todo esto vino precedido ante la expectación que producía la capacidad de poder vivir “otra” vida a través de los sueños, y diferente a la que se estaba viviendo en el mundo físico, por lo que muchas personas tenían los sueños como un mundo más poderoso y libre.

En las épocas griegas y romanas, los intérpretes de sueños acompañaban a los líderes y combatientes en las guerras, ya que veían esto como suma importancia a la hora de afrontar una pelea, todo ellos era recogido en documentos de los que después se sacaba conclusiones según los acontecimiento. En Egipto igual, estaban los intérpretes que grababan esos sueños en jeroglíficos y estaban tratados como personas especiales y bendecidas las que podía sacarles su significado.

Estas personas eran muy requeridas por otras personas. Sin ir más lejos, en la propia biblia se toma el sueño como un modo en el que Dios se podía poner en contacto con los profetas, y en ellos les trasmitía sus conocimientos mediante imágenes o códigos que más tarde tenían que saber interpretar.