Historia del Tarot


Historia del Tarot





El Tránsito planetario consiste en el movimiento de los planetas a través del zodiaco cada día, de la semana y del año.
Estos tránsitos suceden entre un planeta del Sistema Solar y el Sol. Desde la Tierra son visibles los de aquellos planetas anteriores a nuestro planeta, es decir, desde Mercurio y Venus.

Cada planeta va pasando por diferentes signos, formando aspectos con otros planetas y con otros puntos importantes de la carta astral, transitando por diferentes casas astrales.
Su “estancia” en cada casa dependerá del planeta en cuestión, ya que cada uno va a su ritmo,por lo que algunos tardan más que otros en su recorrido, influenciando a causa de ello a los distintos planetas en mayor o menor medida.

Este fenómeno no sólo ocurre con planetas, sino también con satélites, pues los satélites tambien efectúan tránsitos sobre el disco del planeta. Son muy conocidos los tránsitos de los satélites de Júpiter sobre el disco del planeta, o de sus sombras. Aparte de los satélites galileanos, sólo la sombra de Titán es lo suficientemente grande para ser observada sobre la superficie de Saturno por la mayoría de los telescopios.

Se trata pues, de un fenómeno durante el cual un astro pasa por delante de otro más grande, bloqueando su visión. El tipo de tránsito más conocido es el eclipse solar, en el que la Luna cubre la visión del Sol.

Los tránsitos planetarios nos permiten observar y estudiar el recorrido de los planetas y ver que día y a que hora hará contacto con otro, en que casa astrológica y en qué signo, facilitando así el estudio de la astrología.

Estos tránsitos son de extrema importancia ya que han ayudado a calcular las dimensiones del Sistema Solar, entre ellas la Unidad Astronómica.