Soñar con un buey



Soñar con un buey, a simple vista, se trata de un sueño insignificante y carente de simbología. Sin embargo, dependiendo de diversos aspectos, se podrán tomar distintas interpretaciones sobre este sueño.
El buey simboliza, según el cosmos, el sacrificio, el trabajo y la paciencia, indicando la fuerza, no sólo física, sino también la fuerza de voluntad.

En la antigüedad, en diversos países el buey tenía significados importantes, por ejemplo, en el antiguo Egipto, el buey ocupaba un lugar importante, pues representaba la figura del dios Apis, que simbolizaba la fecundidad; en Grecia el buey era considerado como buen augurio y símbolo de la agricultura y en Roma, los triunfadores sacrificaban a los bueyes blancos en honor al dios Júpiter. Según el Talmud hebraico, alimentarse de la carne de buey era símbolo de poderío y riquezas.

Durante el sueño, el estado de este animal nos dirá cuál es nuestro futuro inmediato, pues si vemos a un buey que esté gordito, simboliza la abundancia en bienes materiales, o si por el contrario, está delgado y demacrado, simboliza pobreza y pérdidas materiales; si está enfadado o pretende atacarnos, significa enfermedad; si está durmiendo simboliza una unión; ver a un buey muerto nos augura carencias y desgracias en nuestro alrededor, indicando que el soñador llegará a pasar malos momentos en poco tiempo; ver a un buey saltar, significa fidelidad; ver una pareja de bueyes: protección o ver a bueyes rojos, significa que se acerca una amenaza.
Se tratan de distintas interpretaciones, que no sólo dependerán de las posiciones o estados del buey ya citadas, si no también de las personas que aparezcan en el sueño, del entorno, etc.